“Luna” por Flavio Ruiz (parte 4,5 y 6)

4

Torrente de palabras inundando mi cerebro. Mis manos no son rápidas y las oraciones mueren en un cementerio de ideas que nunca llegarán a los ojos del lector. Me ahogo con mi propio lenguaje, la lucidez de mi mente traiciona mi vida y termina por arruinarla. La angustia es inevitable y, bajo la tarea que me he propuesto, siento que el peso en mis hombros supera infinitamente al de aquél titán condenado por Zeus de nombre Atlas. Viene a mi memoria el recuerdo de las palpitaciones de mi corazón aquél día tendidos en el césped, del que la Luna gozó el privilegio de ser el único testigo. Querido lector, tendrás que confiar en mi anécdota, pues nadie más estuvo ahí y por consecuencia, nadie puede respaldar mi historia.

5

Me aplasta reconocer que esto sea la Última Carta. El dolor es insoportable. Viene a mí el recuerdo de la primera pelea.

6

Disfruto al recordar la Primera Carta, y el goce es mayor al remontarme a aquella escalera caracoleada de concreto, donde nació una bella pero cruel historia. Compañero de viaje, por sorprendente que te parezca, esa misma noche, en la que la Luna fue el único testigo, me enamoré de ella. Y justamente esa misma noche, redacté la Primera Carta. Indago en mi memoria con la intención de ver sus versos, esta fue un poema, pero en su lugar, recuerdo la Traición y a esta la veo perfectamente, fue un mayo del 2007.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s